Saul Bass: luz, cámara, ¡acción!

Saul Bass: luz, cámara, ¡acción!

Saul Bass fue un uno de los más grandes diseñadores gráficos del siglo XX.

Famoso por su trabajo en la industria del cine, también fue el creador de algunas de las marcas e identidades corporativas más famosas de USA.

Nacido en el Bronx en 1920, estudió en el “Arts League” en Nueva York. Más tarde, en el Colegio de Brooklyn, se perfeccionó con György Kepes, un diseñador gráfico húngaro que había trabajado con László Moholy-Nagy (un prócer de la Bauhaus) en Berlín y Londres. Kepes fue el que introdujo a Saul Bass al estilo Bauhaus de Moholy y al constructivismo ruso.

A comienzos de los 50, y luego de recabar experiencia en distintas agencias publicitarias, Bass funda su propio estudio en Los Ángeles, con orientación al diseño publicitario.

El cambio de rumbo llegaría en 1954, de la mano del gran director cinematográfico Otto Preminger, quien le solicita el diseño del afiche de la película Carmen Jones. Es tal la impresión que le causa la calidad del trabajo realizado que invita a Bass a diseñarle, también, la secuencia de títulos. De esta manera queda inaugurada una de las alianzas más emblemática entre el cine y el diseño gráfico.

A partir de allí trabaja con Robert Aldrich, el enorme Billy Wilder, en otras producciones de Preminger, con el maestro de maestros Alfred Hitchcock, John Sturges, Mark Robson, John Frankenheimer, Stanley Kubrick y otros.

Secuencia de títulos famosos, de Preminger a Scorsese
Desde mediados de los 60 dirigió varios cortos, incluido Why Man Creates (1968), por el que ganó un Oscar.

Como afichista de películas marcó, sin dudas, una época. Títulos hoy clásicos como La vuelta al mundo en 80 días, Vértigo, Psicosis, Espartaco, Cabo de miedo o Casino.

Pero también en otras que tal vez no tengamos tan presentes —West Side story o El hombre del brazo de oro— bastará con ver sus carteles para reconocer lo relevante de su trabajo. A veces el recuerdo de sus afiches logra superar en pregnancia el recuerdo de la película que promociona.

Bass, como diseñador, demostró ser poseedor de un gran arsenal de herramientas: diseño tipográfico, animación, montaje, acción real, y un uso particular, sofisticado y exquisito del color, el movimiento y la síntesis.

De su estudio salieron, también, marcas emblemáticas: el isologo de Quaker, el de AT&T, United Airlines y otros.

Bass nos deja un legado increíble. Un diseñador todo terreno que se destacó en cada una de las áreas en las que se desempeñó.

Bass fallece en 1996, tan vigente como desde 1954.

Les sugiero que vean con detenimiento el video que ilustra este artículo, con muestras de sus intervenciones de títulos en Hollywood. Y luego lo vean una vez más, pero reflexionando sobre la época de su producción, sin cámaras digitales, sin programas de animación, 3D, efectos de post producción o registro digital.

Hecho este ejercicio Saul Bass, enorme, se nos hace aún más grande.


Te invitamos a visitar nuestro tablero Saul Bass en Pinterest.