Saber cobrar… no tiene precio

¿Cuánto cobrar por nuestro trabajo?

Para los profesionales jóvenes, un desafío cotidiano.

Para los experimentados, las nuevas demandas tecnológicas convergen en pedidos de productos (¿una app, un sitio WordPress, una campaña para medios electrónicos, una presentación interactiva…?) que antes no existían en el mercado, o no te habían tocado a vos.

Antes de seguir leyendo, al final de la nota vas a encontrar links a distintas asociaciones de profesionales de Argentina con tarifarios actualizados. Si es lo que buscás, no leas más y fijate al final de la nota.

Pero. Siempre hay un pero. No hay soluciones universales, y es bueno tener en cuenta un par de conceptos a la hora de presupuestar.

El primer factor para presupuestar es el valor de mercado. La competencia te dará un panorama, un buen punto de partida. Tené en cuenta que el valor cambia debido a tu experiencia y trayectoria, amén de la calidad de trabajo. Como en todos los casos, esto solo es orientativo.

El segundo factor es tu tiempo. Calculá cuántas horas de trabajo te lleva la tarea (horas que incluyen las reuniones y presentaciones que tengas). Sumale lo que gastes (por ejemplo, contratar un fotógrafo, un ilustrador, etc.). Ponele un valor a tu hora como si fueras tu propio empleado. Y ahora, calculá un procentaje de ganancia como empresario.

Para considerar el valor de tu hora, multiplicala por 8 de una jornada laboral normal, luego por 22 días del mes, y eso te dará un sueldo. ¿Es razonable para vos, creés que está bien, es bajo, es alto?

El último factor depende del cliente. ¿Qué beneficio económico le reporta tu trabajo? Este aspecto está muy ligado al tamaño del cliente, y a la importancia del proyecto.

Ninguno de los elementos enumerados te van a dar un número exacto. Además, si tenemos en cuenta que nuestro trabajo está tan ligado a resultados creativos y originales, mas difícil se vuelve la tarea de poner un precio. La intención del artículo es que tengas distintas herramientas para comenzar a afinar el lápiz de presupuestar.

¡Importante! Tratá de ser muy preciso en los presupuestos. Sin exagerar, pero siendo preciso para evitar malos entendidos.

Si te piden un logo lo lógico es que presentes 3 opciones, y desarrolles alguna de ellas, con eventuales cambios. Si te tienen tres meses haciendo 40 o 50 bocetos, o 5 o 6 manuales de marca, algo está mal. Si hiciste un envase para un producto, y ahora te piden una aficheta, total son “los mismos dibujitos”, y lo pretenden por el mismo dinero, algo está mal. Si desarrollaste un personaje como mascota de la marca, y ahora “ya que estás, haceme una animación de 3 minutos, total, el personaje está hecho”, algo está mal.

Si cobrás poco nunca te va a faltar trabajo. Pero siempre te va a faltar dinero.

Sin ser agresivo, con muy buenos modales, explicale al cliente que lo que te pide es otro trabajo. Que no tenés ningún inconveniente en presupuestarlo, pero que es otro dinero, y corresponde que lo pague. 


Tarifario.org

Incluye tarifas de diseño gráfico, audiovisual, marketing y programación.

Tarifario CCIR 

Cámara de Diseñadores de Comunicación visual de Rafaela, Santa Fe.

Tarifario CDGM

Colegio de Diseñadores Gráficos de Misiones

Fundación referencia Córdoba

Adimza

Asociación de Diseñadores Gráficos de Mendoza (debés registrarte para acceder al tarifario, es gratis)

ADGCA

Asociación de Diseñadores Gráficos de la Costa Atlántica